lunes, 16 de julio de 2018

Imponderables


Cuando algo sucede una vez,
un elemento fortuito,
una circunstancia,
el azar azaroso sin factum.

Pero cuando sucede por segunda vez;
uno comienza a sospechar,
si bien pueden ser designios de la suerte
buena o mala (suerte)…
Uno comienza a sospechar,
en posibles responsabilidades.

Cuando por tercera ocasión se ocasiona,
aunque fuere suerte,
es impensable ver la involuntariedad del hecho
y uno empieza a darse cuenta
de que debe hacerse cargo
de las responsabilidades.

Y por más que la tercera persona del singular
uno supiere responsable;
la primera persona es la única
a la que tenemos acceso de cambio.




jueves, 28 de junio de 2018

Manipulación mediática y represión


“Enfrentemos a la población”, se llama el juego que juegan Clarín y la Nación. Uno puede discutir si el paro es la medida adecuada o no para repudiar los hechos de violencia que sufrieron los docentes de Chubut y cuyo agente es el poder provincial; pero es de estúpidos o de hijos de puta poner en duda el hecho.
Vamos a aplicar un poco de ACD a un paupérrimo artículo de Clarín que dejo linqueado acá abajo. Aunque lo que escriba tenga menos lectores que este influyente medio, no puedo evitar expresar mi desagrado.
Vamos a ir por partes pero de modo general, que hile fino cada lector o que deserte del texto por parecerle aburrido (siempre habrá quien prefiera la diversión a la verdad).
La volanta (si se puede llamar volanta a eso) reza: “El próximo martes en todo el país” y fíjense como centra el interés sobre la consecuencia: “el paro” tratando de que desaparezca la causa “la represión injustificada de docentes”.
El título: “Un conflicto en Chubut derivó en un paro docente nacional”.
Acá el uso del sustantivo abstracto “conflicto” es muy mal intencionado ya que no posee agentes responsables, convierten el hecho en una situación y no en una acción como realmente fue y enfrenta como si fueran antónimos al sustantivo propio “Chubut” con el adjetivo “nacional” (tan cargado de subjetividades).
Recién en el copete va a aparecer un agente responsable de la acción: “Cetera” y coloca el verbo “denunció” (cuando debería haber usado “repudió”) con un objeto directo que en lugar de ser un sustantivo abstracto (como venía siendo su estilo –ahí debería ir “la represión”-) es una subordinada sustantiva (para quitarle veracidad al verbo “denunció”): “que reprimieron a los maestros”, dice y nuevamente se olvidan el agente; emplea un sujeto indeterminado “ellos” que se pierde en los lectores de superficie.
La segunda oración de este vergonzoso copete comienza con un adverbio de afirmación “También” que subjetivamente suena a reproche: “che, además de esa boludez también…” y agregan el verbo “reclaman” que sin dudas contiene los semas de “oposición y disgusto” (busquen en el diccionario si quieren, a mí no me hace falta.)
En el primer párrafo, bueno, un festín de uso choto del lenguaje. Ponen en negritas “paro nacional docente” y entrecomillan como forma de relativizar la verdad “contra la represión en Chubut”. Usted preguntará por qué digo que relativiza la verdad; pues muy simple, al emplear el entrecomillado, el medio te está diciendo que eso no se atreverían a decirlo ellos y por eso lo citan en estilo directo. Pero lo más divertido es que en esa sola oración aparece dos veces la palabra “paritaria”. Jajajajajajaja, que HDP que son.
En el segundo párrafo, que también es una sola oración larga, vuelven a mencionar la palabra “paritaria”, vuelven a usar el entrecomillado y aparece “Cambiemos” como un agente. ¿Qué están haciendo acá? Algo muy simple; desenfocan el tema “la represión” y lo direccionan hacia el conflicto “paritarias” porque saben que ahí pueden dividir las opiniones. Los lectores simples piensan: “otra vez los docentes…”
El tercer párrafo, igualmente capcioso que los anteriores, vuelven a emplear el verbo denunciar (no voy a volver a explicar lo mismo). Sin embargo, un brillo de verdad se les escapa y escriben “a docentes que estaban fuera de la Casa de Gobierno”.
En el último párrafo se toman todo el tiempo del mundo para hacer oír al ministro de Chubut. Sus palabras, referidas a “los gremialistas” son “agreden, lucran, siembran caos”.
El artículo completo es una vergüenza; pero uno va abajo y leyendo los comentarios de los lectores se da cuenta que es efectivo.
En las escuelas se da lengua para generar lectores críticos capaces de desentramar estos discursos manipuladores. Sin embargo, algunas veces uno oye a docentes caer en el engaño.
Yo sigo enseñando categorías gramaticales y sintaxis, pero para que el alumno sea capaz de leer esto y entenderlo, no para que analice oraciones sin sentido.
Yo dudo de que el paro sea la media adecuada frente a este hecho de injustificada violencia del Estado y los medios; yo creo que deberíamos suspender las clases y ponernos con los alumnos y los padres (los que se animen, por supuesto) a desentramar estos discursos mediáticos con los que pretenden manipular sus conciencias.
He dicho y es sólo mi humilde opinión.



https://www.clarin.com/sociedad/conflicto-chubut-derivo-paro-docente-nacional_0_SJa9B5ZMX.html


martes, 19 de junio de 2018

Dialogo entre Bella y Bestia: el/la culpable


“Creo que tu juego está en las palabras cómo lo decís”, me dice.
“No”, le digo, “mi secreto está en cómo te puedo tocar con mi lengua, mis manos o mi palabra…da igual”.
“Puede ser”, me responde mientras se cuesta en mi cama dispuesta a que la acaricie.





deseo


Planteo un desafuero a tus defensas
Un “voy a probar a ver qué pasa”
Sin promesas de mañanas
Ni explicaciones de ayeres

Planteo arriesgues nada
Ni pongas nada en juego
Que sólo sean ganas combinadas
Compartidas sin silencios

Planteo un mutuo respeto
Ausente de promesas
Desvinculado de vanas obligaciones
Que sólo atan a lo vacuo

Planteo un “no me importa”
Un “no sé qué hago exactamente”
Un “tengo muchas ganas
De compartir este hoy, hoy contigo”

Planteo el desapego afortunado
De encontrarnos unos días
Y disfrutar la deserción de los mundos
Que nos atan a esta rutina
Que llamamos vida

Planteo unas cervezas compartidas
Unos labios dibujando médanos
En tu curva geografía
Un olvidarme un rato
De que Cronos nos espera en una esquina
Un compartir sin adueñarnos
Un robar luego de pedir permiso
Un mutismo de palabras, no de cuerpos
Un almuerzo, una cena, una vida
Frugal, efímera, eterna y opulenta

Y luego volver al yo de siempre
Invadido de un recuerdo incandescente

Y comenzar a planear luego después
Otro planteo que te lleve hasta los brazos
Que abrasan sin error de ortografía.




lunes, 4 de junio de 2018

Advertencia


La vida es Una
Y no hay tiempo de boludeces
No hay tiempo de buscar pajas en ojos
Ni de hacerse la paja por dos ojos
No hay tiempo de angustiarse por lo no hecho
Ni de tratar de hacerlo a destiempos
Hay que ser frágil y rústico
Como la hoja que maltrata el viento
Desapegado a todo, amando el Todo
De nihilismo irreversible
Con su dionisíaco sí a la vida tal cual se brinda
Campeador de tormentas
Con la calma que las anticipa
Disfrutador pleno de lo efímero
Sabiendo que lo eterno
Son sólo infinito fragmentos de lo transitorio
En tránsito siempre
Dispuesto asesino de Cronos
Suicidador crónico de egos
Megalómano autocomplaciente
Humilde soberbio antropomorfo
Displicente ansioso reclamante
Caótico cosmos enfermante
Que sana suavemente tus heridas

Soy
Un camino que ya nadie transita
Porque el miedo no es signos de estos tiempos
Ni los riesgos han vuelto a estar de moda

Soy
Un enfrentamiento temperamental e injustificado
Antes que el puñal trapero que traiciona

Soy
Un diálogo entre la cama y el infierno
Antes que la mojigata costumbre de lo cierto

Soy
La carne roja que mastica
La cruda vida de lo incierto

Soy
Sólo yo sin puntos y sin comas
Con mayúscula al inicio de cada verso

Soy
Fuego frío que pide calma a tus temperamentos
Y que incita a la hoguera tus silencios

De mi etapa religiosa sólo me quedará
El vómito de los tibio
La frigidez de los talentos conservadores
Y el halago al pródigo reencuentro

Evidentemente
No soy hijo de estos tiempos
Como he sido un mal alumnos en los noventas

Evidentemente
No soy crío de estos lares
De tantas tibiezas y humedades

Pero no soy de armas llevar
Ni de puñales espaldar
Sólo peregrino como esa hoja
Que arrastra el viento
Sin un camino fijo
Pero seguro
De que lo único estable
Es lo fortuito.



lunes, 30 de abril de 2018

Manualidades




Escribir
con lapicera
papel renglonado
y una lágrima atrapada entre los párpados

Escribir
como quien vomita las palabras
tratando de salvarme de la cordura

Escribir
con un pucho en la mano
y una cerveza en la otra

con un número agendado
que calme mis pasiones

con un tiempo muerto
que me permita pensar:

lo distinto que soy
aunque en realidad no lo sea




domingo, 29 de abril de 2018

Construcción sustantiva de una mañana de domingo


El cuerpo de una niña dormida en los brazos,
La calle mojada,
El sabor a domingo,
El estridente silencio,
El termo en las manos,
Un vaso olvidado sobre la mesa,
Una ventana entreabierta,
Un bolso de compras,
Un negocio cerrado,
El reír de unas niñas,
El trapo humedecido de primavera de mercado,
La promesa de un asado,
Un gato de nombre cerveza,
El recuerdo de un arcano ritual,
La sana estupidez de los juegos,
La vana promesa de hacer lo que falta,
La seguridad absoluta de saber que las obligaciones serán postergadas,
El celular en placentero mutismo,
La anticipación de un lunes conspicuo,
La incapacidad de la palabra,
El explícito deseo de vivir en la ignorancia,
La tranquilidad de una charla que se extiende en la noche,
El sol que se atreve a quebrar unas nubes,
Un mate ya tibio,
Un cuerpo ya frío,
Una nostalgia ardiente,
Un empaque infantil,
Una pelea entre hermanas,
Una tv prendida que nadie mira,
El desayuno de Cronos.
Todo construye una sola mañana de domingo.
Es increíble la capacidad de un paquete tan pequeño
y me cebo el último mate antes de ponerme a pensar en la comida.