lunes, 7 de septiembre de 2015

Y esta puta educación que anda para la mierda...

Leo en la publicación de una amiga una persona decir que el problema es «la educación», que se está aprobando a todos, que no hay nivel y toda esa sarta de frases hechas que oímos constantemente y de las que nadie puede dar una prueba fehaciente pero que todos repiten porque está de onda decir boludeces sobre la educación.
¿Y quiénes hablan? Habla el comunicador social, que por cómo se expresa bien podría volver al colegio; lo dice el padre que sería incapaz de ayudar a su hijo en la mitad de las actividades que trae del colegio; lo dicen políticos que recomiendan educar a cintazos y demuestran un bagaje cultural que hacen a uno tener tantas ganas de darle con el cinto cada vez que hablan y, lo más triste, lo dicen los docentes crédulos de un discurso mediático e incapaces de salir de su yoica respuesta de «yo lo sé, lo deben saber todos».
En una reunión escolar declaro: me reuní con los amigos de mi promoción y estoy seguro que no aprobaría ni a la mitad de ellos si fueran mis alumnos; dejemos de decir boludeces, los alumnos de hoy no salen tan mal formados como dicen los medios. Me miraron desconcertados, creo que algunos, por suerte, lo pensaron… otros no.
Propongo a todos un desafío; junten a su promoción completa, que no falte ninguno para ese evento «y que no se preocupen por lo regalos». Siéntense en una silla y pónganse a solucionar pruebas al azar de las distintas disciplinas de quinto año del secundario. Sí, esas mismas evaluaciones que ustedes dicen que son muy fáciles y que aprueba cualquiera… ¿quién se anima?
Bueno, sumen a eso que ahora tenemos una población (por suerte) mucho mayor. Y aprueban en esa educación tan mediocre y tan falta de cintazos que ustedes (muchos seguramente desean la vuelta del servicio militar para que se les haga hombre su hijo) muchos más que los adultos porque critican pero seguramente no serían capaces de superar el 70 % de las evaluaciones.
Saquémonos las caretas…
¿La educación está en crisis?
Sí, por supuesto. Acá y en cualquier lado de este bendito mundo.
¿Dónde hay menos problemas?
En dos sitios: en los países en donde la distribución de la riqueza no es tan desigual o en los países que están dispuestos a dejar fuera de la educación a una franja muy importante de su población. No hay otra alternativa: o lo uno o lo otro; optar por uno de esos lados es optar por una política.
Sería importante pensar que todos los que quedan afuera del sistema educativo se convertirán inevitablemente en esas horrorosas estadísticas de inseguridad que tanto los asustan.
Seamos por una puta vez honestos; me he recibido con personas que no han leído un solo libro en todo su pasar por el secundario, que serían incapaces de la mínima abstracción y que sin embargo están vivos, son buena gente y capaces de muchas cosas.
Siempre cuando llegamos a esta parte de mi argumento está el idiota que sugiere: «entonces el colegio no sirve para nada». Otra estupidez que solo comprenden los que han hecho estudios más allá de la secundaria.
Los estudios son puertas, te brindan un colchón cultural sobre el que podés operar para adquirir nuevas cosas; pero a aprender, se aprende en la función. Se aprende a ser maestro pero a ser maestro se aprende dando clases… y bueno, luego de eso vienen toda una serie de opciones éticas que cada uno decidirá y que es muy largo para tratar acá.
¿Qué da la educación?
Un tramado de textos, palabras y discursos… y un comportamiento y un valor al saber y muchas cosas más que son imposibles de ser enunciadas en un solo sustantivo.
Pero está de moda decir que la educación es una mierda y, ya que estamos, digámoslo… sin un argumento legítimo, basados solo en prejuicios… o lo que es peor, solo por el hecho de que no coincide con la nuestra.
Y en ese decir por decir sin siquiera pensar lo que se está diciendo se hace mucho daño, se juega a favor de un sector de gente que piensa que la solución radica, como dijimos, en dejar afuera a muchos (creo que deberías darte cuenta que ese «afuera» te incluye).
Insisto, vos elegís; pero pensá antes de hablar. Después, volvé al colegio, pedime una evaluación y sentate a hacerla, tenés 80 minutos para demostrar tu valor…
¿Eso querés? ¿más exigencia ahí?
Mis hijos han sido capaces de enseñarme muchas cosas, no porque su escuela fuera mejor que la de tus hijos sino porque he sabido escucharlos.
Agradecería a esos padres, que meten fichas en contra de la escuela constantemente, piensen que, en realidad, a quien perjudican es a su hijo. Le están quitando valor a muchos aprendizajes que ustedes ni siquiera soñaron tener.
¿Que hay problemas y aún falta mucho por hacer?
Sí, por supuesto… pero ¿qué este es el camino?
Sin dudas, por más contradicciones y dificultades que encontremos; comenzaremos a desandarlas, pero este es el camino…
¿Te queda alguna duda?

Bueno, deja de confiar en los medios y en los discursos de bar y quitátela… averigualo por vos.

2 comentarios:

  1. Eso es lo que nos mostras en cada clase... que a pesar de que hay muchas cosas que pulir dentro de la educación, debemos rescatar todo lo positivo y hacer lo posible para que deje de ser todo una mierda...¡ eso es lo que admiro de los profesores como vos!
    ¡Ah! y yo estoy dispuesta a averiguar y sacarme todas las dudas que tenga...

    ResponderEliminar