sábado, 24 de diciembre de 2016

deseos navideños.

Cuando era chiquito, me enseñaron que en las fiestas hay que desear… de adolescente aprendí que “desear” era mucho más interesante de lo que yo creía. Pero la idea era “desear”, en las fiestas había que “desear” mucho para que quizás y con suerte se cumpla algo.
Claro que todo dependía de la meritocracia. Si uno había sido lo suficientemente bueno, se cumplía y si no… bueno, lo obvio.
De grande comprendí que todo dependía del azar y que, si uno deseaba suficientes cosas, alguna, inevitablemente se iba a cumplir (por ley de probabilidades, si lanzo una moneda al aire y deseo que salga cara tengo 50 % de probabilidades; pero si deseo que salga cara del mismo modo que deseo que salga ceca… bueno, las probabilidades de acertar son de un 100 %).
Entonces he decidido hacer mi lista de deseos… de los deseos que pueden ser enunciados, claro está.
Deseo:
1) Que cuando uno tiende una mano el otro no se sienta obligado a responder con ninguna gentileza. Me incomoda decir que no a cosas que te ofrecen por compromiso.
2) Que cuando te tiendan una mano, no esperen nada a cambio y que lo hagan porque les salga sin esperar que al final haya recompensa…
3) Que la gente deje de mirar el trabajo ajeno y quejarse de lo que hacen o no los otros como excusa para no hacer nada.
4) Que los que hablan de compromiso se comprometan, que los que hablan de jugarse se jueguen y, por qué no, que los que hablan de “no hagamos nada” militen por eso y dejen de rompernos los huevos a los que creemos que es posible.
5) Que los que dicen que te extrañan, te extrañen. Que los que no te lo dicen pero lo sienten, que lo digan.
6) Que los hermanos no peleen tantas veces por boludeces porque la hermandad es el único vínculo que no puede romperse.
7) Que los hijos sepan distinguir entre los problemas que afectan a los padres y los problemas que los involucran a ellos.
8) Que los “seguros” se permitan por una vez dudar.
9) Que los resentidos y los que odian puedan ver más allá de sus resentimientos y odios.
10) Que los que encuentran siempre algo malo en lo que dice el otro se oigan alguna vez.
11) Que los que piensan que hay una verdad se den cuentan… alguna vez.
12) Que los que se creen geniales se sientan mierda.
13) Que los que se sientan mierda se crean geniales.
14) “Que gane el quiero la guerra del puedo”.
15) Que los que creen que si lo dice mucha gente es verdad se den cuenta de lo equivocado que están.
16) Que los superados sean superados.
17) Que los olvidados sean recordados.
18) Que la gente que uno quiere no se muera.
19) Que los regalos no sean obligación.
20) Que la literatura siga siendo un artefacto inútil.
21) Que no se extienda la saga de Star Wars.
22) Que el lupus sea una enfermedad curable.
23) Que el cigarrillo no de cáncer.
24) Que la paz mundial no sea sólo un deseo de las concursantes de un certamen de belleza.
25) Que los medios masivos de comunicación comuniquen.
26) Que los reyes se mueran (aunque sean magos).
27) Que los amigos no esperen nada a cambio de su amistad.
28) Que el saber siga sirviendo para conquistar mujeres.
29) Que desaparezcan los pronombres posesivos porque carezcan de sentido.
30) Que la realidad siga tan inaprensible como siempre.
31) Que la vida se deje besar la boca de vez en cuando.
32) Que valga más el yo soy que el yo tengo.
Finalmente…
Que no existan las listas de los deseos porque no hagan falta…

Felicidades a todos, que la noche sea “buena” y que el año sea “nuevo”.






No hay comentarios.:

Publicar un comentario