lunes, 5 de mayo de 2014

Estar ahí

Entre muros,
entrar y cerrar la puerta es un gesto
hermético
laberíntico
que no dice nada y lo dice todo.

Y estar ahí,
aun a pesar de las dudas y de las deudas,
internas, externas y eternas.
Dudar,
dudar de todo hasta del alma
y estar ahí.

Llenando de palabras el silencio 
y llenando de silencio las palabras.

El mundo avanza más rápido que el río de Heráclito
y más de una vez soy Sísifo arrastrando la piedra,
sabiendo que va a caer
y la arrastrará nuevamente
sabiendo por siempre su costumbre inorgánica de reiniciarse.

Y uno está ahí,
al pie y en la cima de la misma montaña eterna en un gesto “ético”
y en un gesto estético.

Uno confía en poder capturar un instante.
Saber que esto es una violencia contra la corriente del río
y es inevitable que el río corra como que el perro se rasque
Y saber que uno es evitable
Y saber que a pesar de eso,
que a pesar de todo,
que a pesar del río
uno está ahí
confiando en algo,

confiando en un instante...
y un poco de suerte.

1 comentario:

  1. Me gusta este poema. Es que yo casi me ahogo en un río como ese... Dos veces...

    ResponderEliminar